Desaprobación nacional

 «Lo importante en esta vida no es donde estamos, sino en qué dirección nos movemos» Wendell Holmes

Con lo que estamos viviendo, se confirma lo que desde hace buen tiempo vengo afirmando que gran parte de nuestros problemas es: el sistema electoral, que permite que organizaciones políticas con sus candidatos, no tengan las capacidades suficientes como para manejar un país cómo el Perú, tan diverso, tan extenso, bien ubicado con rica historia, con tantas potencialidades para ser una sociedad próspera y feliz, pero por esas incapacidades resulte ser todo lo contrario.

Los resultados de estas incapacidades, elegidas por voto popular, con este sistema electoral, lo estamos viviendo: Un país con numerosas falencias, con demasiados pobres, 1 de cada 3, y otro que puede ser por su vulnerabilidad, significando que 2 de cada 3 peruanos, vive mal. Vive insatisfecho porque no come, o come menos de lo debido, tanto él como los que tiene a su cargo, como los que viven en su entorno. Y tener hambre no es cualquier cosa, no son palabras, ni cifras, son realidades que doblan al que lo sufre, al que lo vive, -2 de cada 3-, tanto física, mental como moralmente ¿Qué sociedad es esa?

Vivimos también niveles de educación muy malos, los resultados de la prueba PISA, nos dan resultados desalentadores, confirmados por el último informe del INEI, sobre la Pobreza Monetaria. Qué futuro nos espera. Qué distancia sideral estamos sembrando con respecto a los países con los mejores resultados de esta prueba internacional.

También vivimos y sufrimos, los malos servicios de salud, que se reflejaron en ser el país con más muertos por millón en el COVID 19, y que las quejas actuales de los pacientes a nivel nacional, reflejan que aún no son suficientes y de calidad.

Producto de estos gestores elegidos, tenemos una cada vez mayor  inseguridad que ya da temor el vivir acá. Un sistema de justicia lejano a generar confianza, muy lenta e ineficaz. Una falta de infraestructura. Una falta de dirección estratégica, hacia dónde vamos y cómo iremos a corto, mediano y largo plazo.

Adicionalmente, a todas estas deficiencias, vivimos la carencia más importante, la falta de valores, la falta de líderes que den el ejemplo. Y para envolver en papel de regalo este apocalíptico balance, unos medios de comunicación masivos que cultivan la ignorancia cultural de nuestra sociedad

Se puede seguir en esta descripción apocalíptica en que nos encontramos, tales como la mala imagen internacional que aleja a los inversionistas, que son los que generan empleo y renta para que se generen mayores ingresos, y pueda haber mayor inversión pública, sin contar con los informes negativos sobre los derechos humanos en el Perú, que en su conjunto han ido dibujando nuestra rebaja en la calificación de riesgo Perú, a BBB-, a un paso de perder el Grado de Inversión

Para sustentar el porqué es malo el sistema electoral, repasemos los resultados del 2021: Entre la numerosa cantidad de candidatos, hubo  142 candidatos con investigaciones con la justicia, de ellos, seis fueron aspirantes a la presidencia y dos postularon a las vicepresidencias. Cuarenta de esos 134 investigados restantes, postularon con el número 1 al Congreso de la República, y varios fueron elegidos. Ninguno de los 19  partidos que participó en ese proceso electoral, se salva.

Unos más que otros, pero todos, tienen por lo menos un caso pendiente con la justicia, revelando la pobreza de nuestra clase política y el pésimo sistema electoral que lo permite, porque no filtra nada, confirmando que hicimos mal la tarea, en nuestros 200 años de historia, por lo que debemos tomar conciencia y procurar enmendar el rumbo

Si a ello, le sumamos la enorme cantidad de postulantes en las elecciones 2021, que se fueron  enterando que lo eran, cuando por investigaciones periodísticas, se los hicieron saber. Recuerden lo que vimos en los reportajes periodísticos por TV, candidatos que eran de familias enteras, representando a regiones diferentes, viviendo en otras regiones ajenas a las que postulaban y que cómo tuvimos oportunidad de conocer, hubo hasta alguna candidata, que no sabía nada de la región por la que postulaba, ni dónde quedaba.

Todo esto, revela el mal sistema electoral que tenemos, porque no filtra nada, y no filtra nada porque esas son las condiciones que ponen los que están en el congreso. Esto es una falta de respeto a la ciudadanía, al Perú. Y a los peruanos no se nos debe faltar el respeto.  ¿Hasta cuándo vamos a seguir en lo mismo? Y ahora, han cambiado los artículos de la C93 que tanto dicen defender, a su mejor conveniencia, para facilitarles su permanencia en el poder. O sea, que cada vez nos irá peor, y la pobreza se incrementará, la inseguridad y el descontento será mayor. El tiempo con seguridad, lamentablemente nos dará la razón

Esto que vivimos es crónica de una muerte anunciada. Sin planes de gobierno serios, bien elaborados y sin debates para el sustento de ellos, con objetivos, plazos, metas, indicadores, equipos calificados, cómo van a poder manejar más de 250 mil millones de dólares, cómo van a gestionar los 65 mil millones de dólares de presupuesto anual, en un país tan extenso y diverso, en donde habitan 33 millones de personas.

No es serio que participe cualquiera, el resultado es malo, ahora estamos viviendo las consecuencias. Ahora nos gobierna una persona que postuló con una organización política con problemas con la justicia, y ella cómo postulante a la vicepresidencia también los tenía y tiene. La candidata rival a la presidencia, en la segunda vuelta, postuló de la misma manera, con su organización y ella, con pendientes con la justicia.

Por el bien común de ellas, cual es obtener la impunidad, ahora cogobiernan y nos dan este escenario de terror, que se resume en que 2 de cada 3 peruanos, vive mal, 9 de cada 10 peruanos desaprueban a sus autoridades, cada vez más peruanos se van del Perú, y cada vez se ve menos futuro

El problema es serio y amerita, que evaluemos un plan de emergencia nacional, para encontrar una salida urgente a esta crisis.  Pensemos en el bien del Perú, y por lo tanto de todos nosotros, arreglemos esta situación cómo gente pensante que quiere al Perú, en paz y armonía. Deben irse todos de una vez, y el Acuerdo Nacional debe convocar a un grupo de expertos, que confeccionen un nuevo sistema electoral, para que propuestas serias y de calidad, sean sólo parte de la oferta electoral, y que sean un gobierno de transición hasta la convocatoria de nuevas elecciones. Es preferible una transición, que seguir al despeñadero cómo nos estamos yendo. Con esta clase política no vamos a ningún lado. No saben dónde están, ni adónde vamos. Este año, otra vez no cumpliremos las metas del déficit fiscal. Cuidado

Se debe evaluar diversos escenarios, pero esto ya no da para más. Son tan graves los problemas del hambre y la miseria, pero este mal gobierno, tal como lo revela el informe de pobreza monetaria 2023 del INEI, ha logrado que 15 de los 28 indicadores con que se estudia la pobreza, se encuentren peor que en el 2022.

Significa por tanto,  que se necesita un presidente con un gobierno capaz a tiempo completo, y la presidente ya no lo puede hacer. Ella tiene que estar acudiendo a las citas de la fiscalía, de sus abogados, de los problemas de su hermano, que le impide dedicarse de lleno a los problemas del Perú. Cómo es fácil de suponer, su cerebro debe estar concentrado en atender cómo ir resolviendo los problemas legales que ella misma se los ganó.

La población no la quiere, se lo gritan en cuanta presentación aparezca, hasta el pelo se lo han arranchado, a pesar de su fuerte resguardo de seguridad, le gritan de todo y no puede visitar regiones del país, por el rechazo de la población. Ella en respuesta, puede alzar la voz, gritar, gesticular  y ofrecer todo lo que quiera, pero la población no la quiere. Es una verdad cruda y real

Ante ello, el Congreso, que tampoco tiene la aprobación de la población, 9 de cada 10 lo rechazan,  se encuentra ajeno a la realidad, con ellos no existe incapacidad moral cuando les conviene, sin importarles los valores que dicen profesar. Ellos tienen interés en copar el poder, ganar muchos de ellos, lo que nunca han ganado en su vida y que con seguridad no lo volverán a ganar por sus limitadas capacidades.

Ahora demostrando su cogobierno con la presidente, los partidos que afirmaban que habían perdido por fraude electoral, que la plancha Castillo-Boluarte, era  filo terrorista y culpable de la debacle económica del país, ahora todo para ellos se encuentra de lo más bien y que los Rólex son producto de los “ejes del mal” (Cuba, Nicaragua, Venezuela, etc) y de los “caviares”, una vez más (¿?)

Según el primer ministro, sólo es una minoría desestabilizadora que está queriendo vacar a la presidente por incapacidad moral, atentando contra la paz y la democracia en el Perú, por lo que sus aliados, las fuerzas políticas que perdieron las elecciones generales, han mandado al archivo en el congreso, la solicitud de vacancia apoyada por más de 30 congresistas.

Evidenciando, que el Gobierno y Congreso pueden hacer lo que quieran y no habrá consecuencias políticas, pues ambos, junto al Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo, tienen un pacto de impunidad. Lo que diga el pueblo, la opinión pública, para ellos, no tiene consideración alguna. Poder total. Es preocupante, me recuerda mucho a lo que viví en Venezuela:” La toma del botín”. Y ya vemos, cuáles son  las consecuencias económicas, políticas y sociales. Pensemos en el Perú, y actuemos. Esto no está bien, estamos poniendo en peligro nuestro futuro

La población por su parte quiere ser liderada por una persona  honesta, que conozca el Perú, que tenga un sueño que nos convenza a la gran mayoría a dar el todo por el todo para lograrlo. Quiere vivir bien. Quiere trabajar, quiere comer, quiere los mínimos servicios básicos como a toda persona humana le corresponde. No quiere estas peleas entre peruanos, ni estar supeditada su vida a los vaivenes de los conflictos políticos por falta de transparencia, y por ver gente interesada sólo en sus mejores sueldos y mayores gollorías. Se lidera con el ejemplo.

Por lo que a quien va a convencer una persona que tenía un discurso antes del 7-12-22 y otro en la tarde de ese mismo día, con numerosas víctimas bajo su responsabilidad, como Jefe suprema de las FFAA y PNP, más los Rólex y joyas “prestadas por el wayki” que coincidentemente, de pura casualidad,  los recibía cuando se le hacían grandes transferencias al gobierno regional “de su wayki, su hermano”.

A quien va a convencer, una persona que en medio de los graves problemas del país, se preocupa por cuestiones de estética, abandonando sus funciones, retratando una imagen de una persona frívola, alejada de la realidad, con ansias de poder.

Y todo este comportamiento, estos hechos, lo hemos visto a nivel nacional, y mundial, por lo que alguien en su sano juicio cree, ¿que eso se podrá olvidar? Ya quedó registrado en la historia, por lo que molesta a la población, ver unos ministros, hablando y hablando, como si fuéramos idiotas, defendiendo lo indefendible, en vez de estar trabajando, o simplemente renunciar, ya que no se les paga para que pierdan tiempo, haciendo de defensores de un problema personal, descuidando el problema colectivo, de todo el país

Es vergonzoso vivir en un país, en que todo el tráfico se paralice para que la presidente se traslade con una larga comitiva, gastando recursos públicos, molestando a la libre circulación de las personas, para que  ella vaya a arreglar sus problemas legales, que ella misma se los buscó y a que nosotros poco o nada nos interesan.

Nosotros queremos ver a un presidente que va a trabajar, que va hacer obra, va hacer país, y no una presidente que va a arreglar sus problemas legales personales. Tuvo la oportunidad, no estaba preparada, y por lo tanto la perdió. Ya no está en capacidad de dirigir al país. Tenemos problemas muy graves para darnos el lujo que ella se dio, perdiendo el tiempo con sus problemas personales. Qué renuncie y sirva de lección, para los que pretenden serlo sin tener las capacidades para poder ejercer nada menos que la presidencia de la República del Perú

Los peruanos ya estamos cansados de ver a sus máximas autoridades con pendientes con la justicia. Es una vergüenza, por lo que como peruano que quiere a su patria, presento mi rechazo, y ojalá los peruanos de bien, pongamos un alto a esta clase política que nos está haciendo daño, en lo moral, económico, político y social. Rechazo total. Desaprobación nacional

#JuandeDiosGuevara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos por mes y año